El panorama de la extensión en Latinoamérica es desafiante para una universidad pública que tiene que estar en sintonía con los sectores populares


4 Julio 2017



Por Janicce Marcela Andino

 

Entrevista a Humberto Tommasino, miembro de la Unión Latinoamericana de Extensión Universitaria, en el marco del XIV Congreso de latinoamericano y caribeño de Extensión Universitaria y del II Congreso centroamericano de Vinculación universidad-sociedad.

 

JMA/ ¿Cuál es el estado de la extensión universitaria en las universidades de América del Sur?

HT/ El panorama es muy heterogéneo en América Latina, por supuesto que nosotros no conocemos todo porque es enorme la región y son innumerables las universidades. Si bien hemos recorrido bastante América del Sur y Centroamérica.

Partiendo de esa heterogeneidad hay espacios, países y universidades que han tenido en los últimos años un desarrollo bastante importante de la extensión, inclusive la forma de pensarla ha cambiado. Se habla de hoy dela integralidad, de la posibilidad integrar la extensión a la cotidianeidad del acto educativo, integrarla a lo que los estudiantes hacen cotidianamente, consecuentemente con lo que los profesores hacen,  a la tarea del docente. 

Eso en algunos lugares ha avanzado, podemos hablar en el caso de América del Sur de algunas universidades de Argentina como la Universidad Nacional de Entre Ríos, la Universidad Nacional de Rosario, la Universidad Nacional de Mar del Plata, la Universidad Nacional de La Pampa, del Litoral, de Avellaneda y de algunas otra más. En el caso de la Universidad de la República hubo un avance importante a partir del 2007, y del 2014 para acá hubo un retroceso con nuevas autoridades que tiene visiones relativamente distintas. Eso es un debate ideológico también porque es una propuesta distinta de universidad.

En Brasil hay universidades en donde  la extensión  tiene una potencialidad muy fuerte en un sentido popular, sobre todo en las universidades del norte; hay otras que tienen una vinculación muy fuerte con el mundo empresarial  y eso claramente implica una cierta lejanía con los sectores populares; esto sucede no solamente en Brasil.

En Chile hay un estudio reciente comandado por investigadores chilenos de la Universidad de Playa Ancha que da una vista panorámica de la vinculación con el medio, como ellos la llaman,  donde hay lugares en los que se hace extensión participativa y otros donde se llevan adelante procesos que tienen que ver con difusión de tecnología y con transferencia cultural.

El panorama es heterogéneo, de todas formas podemos pensar que hay un avance muy relativo que en eventos como este se pueden observar, en donde nos juntamos a ver cuál es la marcha de estos caminos de la extensión y vemos esa heterogeneidad y vemos avances que no podemos decir que sean significativos.

Estamos en un escenario en América Latina en donde hay una vuelta a algunas concepciones neoliberales en algunas propuestas de gobiernos latinoamericanos. Eso  sin duda vincula la universidad a procesos de privatización y mercantilización, todos estos procesos siempre vinculan la educación superior a la mercantilización, eso se ve claramente en nuestra región. Cuando aparecen gobiernos en clave popular ahí se ven propuestas que profundizan el sentido público de la enseñanza terciaria y universitaria. En este sentido estamos hoy en la mayoría de los países que habían tenido un relativo avance en una etapa de reflujo neoliberal y eso claramente afecta a la universidad pública y a la extensión, que de alguna forma es el elemento que vincula a la universidad con las clases populares.

El panorama es cambiante y desafiante para una universidad pública que en el sentido de lo que aparece en este congreso tiene que tener una clara connotación de sintonía con los sectores populares, esto lo vemos en algunos lugares pero sigue siendo un escenario de construcción que presenta un desafío muy fuerte y  requiere de nuestro compromiso.

 

JMA/¿Cómo podría avanzar la región centroamericana, en este contexto de gobiernos neoliberales, para consolidar un proyecto de vinculación universidad- sociedad?

HT/ Nuestras universidades públicas deben defender con mucho cuidado la autonomía y el cogobierno, y dejarlas en una situación en que puedan aportar críticamente a la problemáticas nacionales más trascendentales. La condición de autonomía debe ser permanente más allá del gobierno de turno, más allá de la concepción neoliberal o progresista de un gobierno, es una condición universitaria sine qua non, que emana de la Reforma universitaria del 18, que el año que viene esteremos conmemorando los 100 años.

Creo que en estos momentos es cuando mas reafirmamos y mantenemos el concepto de autonomía como un pilar clave de nuestras universidades públicas latinoamericanas. Desde allí crítica y proposición, crítica y  formación cada vez más profunda de universitarios al servicio de la transformación de realidades, muchas veces complejas, no olvidemos que estamos en la región más desigual, en estos tiempos  necesitamos autonomía y capacidad de transformación participativa desde la universidad junto con los sectores populares.

 

JMA/ ¿Cuáles son las expectativas al concluir este congreso latinoamericano y caribeño de Extensión Universitaria y del II Congreso centroamericano de Vinculación universidad-sociedad?

La perspectiva es seguir avanzando en esta concepción de coproducción de la transformación, no digo esto solo para los extramuros de la universidad sino fundamentalmente  para transformarnos como instituciones universitarias que deben aportar con mucha precaución y cuidado a la transformación participativa y al mejoramiento de una vida digna de nuestras poblaciones latinoamericanas. 

Categorías

Enlaces