ACADÉMICOS ASEGURAN QUE LA GLOBALIZACIÓN DEBILITA LA INSTITUCIONALIDAD PÚBLICA EN AMÉRICA LATINA


8 Julio 2015



La vicerrectora académica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Rutilia Calderón, aseguró que ante el debilitamiento de la institucionalidad pública de los países de América Latina debido a la globalización, el desafío de las universidades es posicionarse para demostrar su calidad a través de su nivel de respuesta a las demandas sociales y de la transparencia en su ser y hacer.

Según lo expresado por la funcionaria durante la conferencia magistral Vinculación Universidad Sociedad y desarrollo en el contexto actual de la globalización, la priorización en las políticas de las áreas sociales del Estado, la dimensión económica de la globalización ha tenido un rol crucial en la crisis del estado social y el establecimiento de un nuevo orden en que la política social está subordinada a la esfera económica.

“Cuando la lógica económica mercantil se impone a nivel de la institucionalidad del estado, lo que se observa es la subordinación de las políticas sociales a esa racionalidad económica que tiene una lógica de lucro relativizada por la llamada responsabilidad social empresarial”, dijo.

De acuerdo con la académica, en muchos de los países de la región, los empresarios son gobierno, con alto riesgo de profundizar y reproducir la noción de un estado patrimonial y no de un estado con capacidad para redistribuir con equidad la riqueza social que se genera.

“Debemos reconocer que la globalización económica ha adquirido un funcionamiento bastante autónomo de las propias sociedades, ya que son los agentes financieros internacionales quienes definen e imponen sus propias reglas de comunicación, acción e interacción”,señaló y a su vez agregó:“ No podemos negar que Honduras y Centroamérica participan del proceso de globalización, pero es en la dimensión económica donde se ha manifestado con mayores crisis y su impacto es directo en las universidades”.

Vinculación Universidad-Sociedad

En lo referente a la Vinculación Universidad-Sociedad, Calderón explicó que el propósito de este concepto es el desarrollo. “La vinculación debe ser pertinente para atender necesidades, demandas y expectativas de la sociedad, proporcionar respuestas coherentes a las mismas y tener sentido ético para mejorar la calidad de vida de las comunidades”, expresó.

En esa relación vinculación-desarrollo en escenarios de globalización, la conferencista fue del criterio que la UNAH lo aborda desde diferentes espacios, entre ellos desde el Doctorado en Ciencias Sociales con orientación en gestión del desarrollo humano sostenible, una licenciatura en Desarrollo Local y una cátedra de desarrollo, además de una cartera de proyectos de diferentes disciplinas en torno al tema.

La vinculación con la sociedad se ha dado desde el origen de la universidad, es algo inherente a la naturaleza misma de la institución.

Universidades en la región

Calderón recordó que la creación de las universidades de América Latina está marcada por el acontecer político, social y cultural de esas sociedades, por lo tanto no es una isla ajena a los cambios sino que forma parte de la sociedad en que se desarrolla.

“Tenemos que reconocer que en ese devenir histórico de nuestros países y las universidades no escapamos de las nuevas corrientes de pensamiento”.

De acuerdo con la conferencista, en el desarrollo del conocimiento científico se impuso el paradigma positivista, cuyo impacto en la vinculación de la universidad con la sociedad, se gestó en los propios orígenes de la universidad europea y latinoamericana.

“Cuando esa corriente proclama la supremacía de la ciencia objetiva, sobre la vida individual y social, la vinculación se debilita y pasa a ser únicamente un objeto de estudio sobre el cual el investigador interviene, despojando a esa realidad de la vida misma de los sujetos sociales. La vinculación universidad sociedad pierde visibilidad y prioridad dentro de las instituciones universitarias”, destacó.

La funcionaria expuso que desde finales del siglo XX la universidad enfrenta los desafíos generados por la globalización económica, no solo porque pasa a ser objeto de estudio, sino también porque se generan debates sobre la propia universidad y la educación superior.

Un ejemplo de ello es la conferencia mundial de educación superior del 2009, convocada por la Unesco en París, donde dominó el debate sobre si la educación superior es un bien mercantil o un bien público social, determinando que es un bien público social.

“A través de la vinculación con la sociedad, la comunidad universitaria desarrolla sus capacidades para comprender la realidad, abordarla de manera integral y enfrentar los desafíos y retos, evaluando las mejores alternativas”, concluyó.

Comentarios 

Por su parte uno de los comentaristas de la conferencia, Miguel Ángel Rodríguez, secretario de Proyección Social de la Universidad de El Salvador (UES), manifestó que la globalización no es una moda, sino un alienante que puede repercutir gravemente en la educación superior.

En ese sentido señaló que las universidades de Centroamérica tienen la oportunidad de discutir en el contexto cuáles son los retos y desafíos y hacer esfuerzos interinstitucionales que conlleven a la formulación de políticas públicas y propuestas de desarrollo.

Categorías